Fotografías con agua existen miles, estilos también, solo tenéis que abrir vuestras redes sociales para averiguarlo. Entonces ¿qué es lo que se necesita para que os detengáis y digáis “¡venga, pero qué buena!”? Para empezar, una alta dosis de creatividad y que lo fotografiado sea llamativo y original. La fotografía con agua son una gran idea para resaltar, y divertiros durante vuestras vacaciones ¿qué más creativo que fotos bajo el agua? Aunque pueda sonar simple de conseguir, tiene sus trucos que harán que vuestra toma luzca realmente profesional. 

Lo primero es el equipo de fotografía, ya sea que decidáis hacerlas en el mar o en una piscina ¿No tenéis un smartphone resistente al agua? Entonces os recomendamos la funda impermeable de Vacway waterproof, una sencilla manera de hacer que cualquier móvil se convierta en una cámara subacuática.

¿Listo? Ahora los 5 trucos de fotografía creativa con agua: 

1. ¡3, 2, 1 PRACTICAD! 

Como dice aquel dicho popular “la práctica hace al maestro”. Pues entonces no esperéis más, es hora de poner vuestro móvil en acción. Sumérgete en una piscina y diviértete, utiliza los reflejos del agua, prueba distintos ángulos y distancias, sumerge objetos divertidos como sombreros, telas o vestidos para producir efectos impactantes. 

2. ¿BRANQUIAS?  

Ya que pasaréis mucho tiempo bajo el agua, y salir a dar un respiro puede cortar vuestra inspiración (por más paradójico que suene), lleva un equipo básico de esnórquel: gafas y tubo. Tampoco olvidéis sujetar bien el móvil, en Vacway puedes conseguir accesorios como un collar tipo lanyard o una boya insumergible de espuma plástica para no perder tu móvil durante la sesión. 

3. Y SE HA HECHO LA LUZ 

Si vais a tomar fotos en el mar, debéis saber que en el mundo de las actividades acuáticas el momento ideal es cuando hay mucha luz. Os aconsejamos al mediodía o a primera hora de la mañana, cuando el agua está más calma. Consejo extra: aprovecha los rayos de luz bajo el agua, le darán un efecto onírico y dramático a vuestras tomas. 

4. MÁS CERCA ¡MEJOR! 

¡Pues más claro, poned agua! Una buena foto bajo el agua tiene mucho que ver con la cercanía que tengáis al sujeto que deseéis fotografiar. Más lejos, los colores se pierden y la imagen se desdibuja. No dejéis de activar el flash.

5. DESDE LA SUPERFICIE 

Desde aquí tendrás todo lo que necesitáis para una buena toma: mucha luz, comodidad y el juego entre fuera y dentro del agua para capturar rostros o salpicaduras. Si desde aquí lográis tomar la superficie y el fondo del mar a la vez, tendrás una “split-photography” para el recuerdo.